Seguro que más de una vez has deseado ser el hombre del dibujo. A todos nos ha pasado.

Y seguro que más de una vez has perdido los nervios con tus hijos, y después te has sentido muy culpable, muy mal padre, y al final, hasta mala persona.

No eres ni mala persona, ni has de sentirte culpable. Simplemente eres un ser humano, que también padre.

Te cuento esto porque yo, como madre, y persona además bastante visceral, he pasado por todo ello. Y he aprendido a perdonarme, a no culparme, pero sobre todo, a comprender por qué se reacciona como se reacciona, y a aprender a cambiar.

No voy a explicarte cómo ser un buen padre. Eso para mi sería una aberración y una falta de respeto. Pero voy a acompañarte para que seas el padre o la madre que seas ser. Para que puedas educar a tus hijos como tú sientes que es mejor, comprendiendo tus incoherencias y solucionándolas.

En las sesiones de coaching y mindfulness para padres, te mostraré cómo:

  • Ser consciente de nuestras programaciones a la hora de educar. Aunque no lo creamos, educamos reproduciendo, o bien renegando, de patrones aprendidos. Reproducimos el modelo con el que nos han educado. Y esto muchas veces choca con lo que nosotros queremos hacer, o con lo que nos dicen que hemos de hacer.
  • Encontrar el criterio educativo de cada uno. Cada uno somos padres, únicos, y solo nosotros podemos decidir cómo educar. Pero esta decisión sólo puede tomarse una vez tomada consciencia de nuestros modelos aprendidos.
  •  Gestionar mejor nuestras emociones, siendo capaces de parar, de sentirnos, y de poder responden conscientemente, y no de reaccionar inconscientemente.
  • Por último, intentaré inculcarte que la mejor inversión educativa es cuidarte a ti mismo. Porque si tú estás bien, lo demás está bien.

Te invito a que veas el video que aparece a continuación, y a que me llames pronto.

Un abrazo!

Patricia 

Otras actividades:

Actividades con niños

Niños con TDAH