niño meditando

Mindfulness para niños

Dale a tu hijo la oportunidad de incorporar la atención plena a su vida

¿Por qué apuntar a mi hijo?

Mindfulness es prestar atención a aquí y ahora, con una oreja dentro, atenta a lo que ocurre dentro de mi; y otra oreja fuera, atenta a lo que ocurre fuera de mi.

Cuando un niño practica Mindfulness, aprende a gestionar sus emociones, a prestar más atención, a ser más amable con lo que le rodea y consigo mismo, y comienza a ser menos impulsivo.

Pero sobre todo, se quiere más, se valora más, es feliz, y es consciente.

¿Qué hacemos?

Jugamos, porque a través del juego es como el niño aprende.

Pintamos, porque no hay mayor meditación que la de pintar con consciencia.

Bailamos, porque así escuchamos nuestro cuerpo.

Atendemos a nuestra respiración, y comenzamos con meditaciones muy cortitas (menos de 1 minuto).

¡Y muchas cosas más!

¿Y si pruebas?

madre pensando

Sesiones en Zen Zenter. Caleruega 2. Madrid.

zenzenter.com